¿Qué es la MICE?

La Mostra Internacional de Cinena Etnográfico nació en 2006 y fue diseñada como un evento del Museo do Pobo Galego para mostrar las obras audiovisuales relacionadas con la etnografía y la antropología, disciplinas científicas en las que se enmarca el trabajo del Museo, una entidad que, después de más de cuatro décadas de existencia, asume el desafío de traer al presente una parte fundamental de nuestro patrimonio. La MICE tiene como objetivo generar un espacio para el diálogo, la reflexión y el intercambio en torno a la confluencia de la antropología social y cultural y la teoría y práctica cinematrográfica.

La Mostra Internacional de Cine Etnográfico tiene como objetivo ir más allá de lo exótico, lo primitivo o los temas tradicionales en los que a menudo nos hace pensar la palabra etnografía. El análisis etnográfico es un método utilizado por la Antropología para la practica del estudio de las culturas y sociedades humanas y la Antropología Visual promueve el uso de los medios audiovisuales para la descripción, análisis, comunicación e interpretación. La MICE nos ofrece un espacio para explorar este área de conocimiento acercando a la pantalla hitos del cine etnográfico que a menudo son también hitos de la cinematografía, y obras recientes e innovadoras que van desde la factura clásica hasta el cine más experimental y radical. Aunque la MICE tiene una orientación especializada abarca varias coordenadas estilísticas y temáticas, por lo que la actitud del festival es inclusiva en la creación de un espacio compartido en torno al cine y las Ciencias Sociales.

La Mostra Internacional de Cinema Etnográfico tiene el apoyo del Concello de Santiago de Compostela, de AGADIC, de la Deputación da Coruña, de la Consellería de Cultura e Turismo da Xunta de Galicia e del Xacobeo 2021.

Texto de Sol Mussa, autora de la pieza de la 17MICE.

“Al ser la chimenea industrial de la fábrica de Regojo en Redondela la imagen principal de la MICE 2021 (que incorporó a las mujeres gallegas al mundo salarial), en esta pieza enseño un camiño desde el interior del que podería ser un hormiguero hasta el exterior llegando a la luz natural. Relaciono el túnel de tierra con el interior de una cheminea, vista desde abajo por un bicho diminuto.

La cultura popular ha repetido hasta la saciedad la imagen de la hormiga obrera trabajando sin descanso para mantener bien ordenado el hormiguero y garantizar alimento para toda la colonia. Quizás fuese necesario también que las fábulas más conocidas destacasen el curioso hecho de que todas las que trabajan son hormigas hembra” (Sol Mussa)